My life - Cap 11

Publicado en por decode

Hola a todos, estuve un poco ocupada por lo cual no pude actualizar el blog. Aquí les pogno el Cap 11 de My life espero que les guste!


  Cap 11         

Cuando abrí los ojos estaba en un cuarto de hospital. Traté de moverme y sentí como un desgarro cerca de mi costilla derecha. 

- ¡Uhg! - me quejé, traté de quedarme quieta y voltié a mirar a mi alrededor, no había nadie. ¿Donde estaba Cody? ¿ Y mi mamá, y mi hermano, y mi papa? ¿ Stacy y Soffie? ¿ donde estaban todos? me dolía mucho, así que levanté un poco la sabana, tenía vendado todo el torso pero debajo de mi seno derecho había una pequeña mancha de sangre. Me tapé de nuevo con la sábana y busqué a mi alrededor para llamar a una enfermera. Sin embargo en ése momento se abrió la puerta.

- ¿Laurie? - entró mi mamá hablando bajo, cuando me vió despierta corrió a mi lado, no lloraba pero estaba muy preocupada - ¡Mi amor! ¿linda te encuentras bien? perdiste bastante sangre, no te preocupes todo va a estar bien, te vas a recuperar.... - hablaba como una cotorra, sólo me salió una pregunta de mi boca
- ¿Y Cody?  - la miré esperando una respuesta 
- Está afuera como todos los demás, tu hermano también está aquí, tus amigas, emm llame a tu padre y está afuera con todos ellos. Tus profesores, algunos compañeros ....
- Espera, espera - le dije - ¿cuanto tiempo llevo aquí?
- Dos días, ayer fue el accidente - me respondió acariciandome la frente.
- ¿ Y todos están bien? - pregunté algo mareada
- Hubo algunos heridos, pero de tus compañeros fuiste la única herida... - me respondió - le voy a decir a tu padre que entre, viajó desde Miami para venir a verte, y a Peter también ¿ok?
- Ok, pero quiero ver a Cody...
- Ya sé, tranquila está comprándote algo de comer ya sube - asentí y ella salió del cuarto.     

Mi Padre y mi hermano entraron en el cuarto Peter corrió a abrazarme y Derek (mi padre) entró al cuarto con un ramo de flores blancas. 

- Laurie, que bueno que despertaste, estabamos muy preocupados, todo el colegio está preocupado, ya iniciaron la busqueda de quienes fueron los involucrados en el tiroteo para ponerles una demanda, todo va a estar bien - me dijo Pete
- Que bueno que estas bien mi niña - se acercó mi papá y me dió un beso en la frente mientras me entregaba el ramo
- Gracias pa - le guiñé un ojo y puse el ramo a mi lado - que bueno que están aquí estoy muy feliz, algo cansada pero feliz.
- Ja ja ja raro que estés cansada Laurie - dijo mi hermano, mi padre le dió una palmada en la cabeza. Me dió risa y peter se disculpó - lo siento 
- ¿Tu que cosa no? -le dijo mi padre  a mi hermano - bueno Cody está que entra a saludarte hablaremos más tarde te amo mi niña   
- Y yo a ti bye - me despedí de ambos y esperé a que Cody entrara

Cuando entró sentí una alegría infinita, estaba demaciado churro ese día, los ojos se le veían más verdes y la camisa blanca que llevaba puesta le sentaba muy bien. Traía una bandeja con pancakes y jugo de naranja. Cuando me vió, el rostro se le iluminó y los ojos le brillaron, me sonrió de oreja a oreja, yo no lo pude evitarlo y le devolví la sonrisa. Sin embargo sentía que algo no estaba bien, que detrás de esa sonrisa estaba pasando algo.

- Que bueno que te despertaste - se acercó y me dió un beso en la frente, una calidez recorrió mi cuerpo
- Quiero que me cuentes que pasa - le dije mirándolo con dulzura
- Emm ¿sobre que? - trató de hacerse el inocente
- Dime ya porfavor - le rogué
- Ay no, bueno te cuento después de que desayunes - me hizo sentar y me puso la bandeja en las piernas para que comiera. - Emm tus amigas están afuera, quieren verte
- Que se aguanten un poquito - le sonreí - emm necesito que me cuentes bien lo que paso no me acuerdo de mucho
- Bueno, estábamos haciendo el trabajo que nos pusieron a hacer y ....bueno se inició un tiroteo, todavía no sabemos como se inició  - hizo una pausa y continuó - todos se agacharon menos tu laurie....
- Tu tampoco estabas agachado - le reproché
- Pero yo estaba detrás de un árbol mirando donde estabas, cuando te ví, corriste hacia mi y ....la bala te dió en el costado, sentí un vació cuando caiste al piso - tragó saliva para no llorar - entonces, empezaste a gritar, no podía salir detrás del árbol, las manga de mi saco se enredó y no podía correr hacia ti, fue cuando hiciste volar al profesor, Laurie mandaste al profesor por el aire sin necesidad de tocarlo....
- ¿Qué? pero .... - y me acordé : el profesor tratando de ayudarme y yo lo empujándolo (sin tocarlo) - Yo solo quería que tu me ayudaras 
- Laurie no sabes la angustia que sentí, todo pasó tan rápido tu sangrabas el profesor cayó al suelo, mi manga atascada, todo el mundo gritaba, fue realmente horrible - me cogió la mano - después cuando logré desatascar la manga corrí hacia ti y estabas delirando, estabas demaciado pálida y sudabas, la herdida te sangraba y tenías la mano manchada de sangre, sentí que te morías, rogué en el fondo de mi alma que algo te salvara, así que te cogí y te llevé donde pudieras estar cómoda, estaba muy angustiado.... 
- Tranquilo - le dije
-Y bueno traté de parar la hemorragia tratando de presionarte un pañuelo pero era demaciada sangre, afortunadamente llegaron los paramendicos y perdiste el conocimiento. Me dejaron estar contigo en la ambulacia y acompañarte hasta la puerta de la sala de emergencias del hospital. Y ahora estamos aquí estuviste inconciente todo el día de ayer, te tenían sedada, llamé a tus hermano y bueno después todo el mundo se enteró y quizieron venir a verte - estaba triste, pero también preocupado
- Y... - se me vino algo a la cabeza, una angustia recorrió todo mi cuerpo - " ¿Analizaron mi sangre?" - pensé 
- Estamos en problemas Laurie - me susurró al oido - Cuando te sacaron la bala la llevaron a examinar para ver de que calibre era el arma con que te dispararon y bueno, la composición de tu ADN no es totalmente diferente a la de cualquier ser humano, está pasando por cambios pero es ovbio que se van dar cuenta de la diferencia, no sé que vamos a hacer - estaba realmente preocupado
- Necesito una pastilla para el dolor de cabeza - le dije, el volteó a mirar donde estaban las pastillas y me las señaló, antes de que se parara a cogerlas, alcé mi mano derecha y con mi dedo índice le hice señas a las pastillas para que se acercaran. Desafortunadamente tumbé todo el carrito de los medicamentos y éstos rodaron por el piso, aún así logré que las pastillas llegaran a mis manos, me dió un ataque de risa
- ¡Laurie! - se rió Cody - no puedes destruir todo, controla un poco tus dones estos proximos días ¿te parece?
- Ay pero si fue divertido tumbar todo - me seguía riendo
- ¿Y quien lo va a recoger? - me preguntó
- Pues la enfermera, le digo que fui al baño me tropecé y se me cayó todo, y no me podía agachar así que me tocó dejarlo todo en el piso, asunto resuelto - le dije guiñándole un ojo, el se rió y me devolvió el guiño - me quiero ir, no me gusta estar entre cuatro paredes blancas - refunfuñé
- Ay laurie no llevas ni 20 minutos despierta y ya quieres salir como si nada - me dijo
- Pero no me gusta...- le dije, Cody se distrajo un poco y me miró
- ¿Puedo ver como va la herida? - me preguntó, ovbiamente asentí, así que alzó la sabana y paso suavemente sus dedos por encima de la benda donde estaba la pequeña marca de sangre - Ya estás mejor, uf bastante - me dijo sin dejar de mirar la herida
- Para que veas que soy muy fuerte - le dije mientras él me tapaba otra ves con la sabana
- Le voy a decir a tus amigas que entren - se paró
- Pero entra con ellas, no quiero que te vallas - le dije mirándolo como un perrito cuando quiere que lo consientan
- Ok, pero cómete lo que te traje - me señaló la bandeja
- Si señor - me reí y él salió 

El resto del día pasó algo lento la gente entraba y salía del cuarto, no estoy segura de qué tanta gente entró pero si puedo decir que fueron más de veinte. En la noche ya estaba bastante cansada y quería dormir, pero necesitaba hablar con Cody para saber que había pasado con el análisis de mi sangre, él hace unos días me había explicado que en las células de nuestro cuerpo el ADN no producía errores, por lo cual no envejecíamos, que hasta el momento no se sabía cómo ni porqué pero que así era. Si los médicos lograban ver y analizar cómo se comportaba nuestra sangre, probablemnte descubrirían muchas cosas y usarían nuetra sangre en beneficio de la humanidad. Además si se enterara el gobierno probablemente nos esconderían y tratarían de acabar con nosotros (con nuestra clase) para prevenir problemas a nivel nacional. Todo esto rondaba mi cabeza mientras mi mamá, mi hermano, mi papá y mi novio despedían a las últimas personas que me habían visitado. Cuando se abrió la puerta sólo quería que fuera la enfermera  porque tenía un dolor insoportable y mi brazo no alcanzaba el botón para pedir ayuda. Afortunadamente entró una enfermera joven con una bolsa de suero y y una cajita con pepas.

- ¿Cómo sigues? - me preguntó mientras se acercaba a la camilla
- Mal, me dulee mucho - le dije algo histérica
- ¿Por qué no espichaste el botón? Te hubiera venido a ayudar antes - me dijo inocentemente
- Porque no alcanzo el botón, mi brazo es muy cortico, y la verdad no quería gritar - me dolía demaciado y ya me estba dando rabia con la enfermera que no hacia nada, sólo estba al lado de la camilla cambiando el suero.
- Veo, jiji - se rió, casi le pego un puño si no fuera porque me dolía la herida le hubiera dado con el bendito tubo del suero en la cabeza - Treje aquí unas pastillas, esto te calmará el dolor, más o menos entre unos 10 15 minutos la pastillas dará efecto así que no te preocupes...
- Bueno - le contesté, me dió las pastillas y me las tragué con un sorbo grande de agua - Gracias...
- No te preocupes si necesitas algo más sólo grita o intenta tocar el botón ¿ok? - yo asentí y la enfermera salió, dos minutos después ya estaba dormida soñando con el accidente.

Estuve en el hospital cinco días, no me sentía mal pero el médico no me quería dar de alta hasta que la herida estuviera mejor. Ya cuando estuve lista para irme mi familia fue al hospital a recogernos, ya que Cody se había quedado acompañándome todos aquellos días, él no quería que estuviera sola. Me dieron muletas y con esfuerzo me subí al carro de mi mamá, una camioneta ford que había comprado hace 3 años. Llegamos a la casa y me senté en mi cama un poco adolorida, me habían dicho que no tomara pastillas muy seguido, sólo cuando en verdad sintiera dolor así que las puse en mi mesa de noche y me acomodé. Cody entró al cuarto y se sentó a mi lado teniendo cuidado de no incomodarme para que no me doliera nada.

- A sido una semana larga .... - suspiré de verdad había sido larga... estar entre cuatro paredes blancas cinco días seguidos no había sido de mi agrado.
- Ni lo digas, una semana un poco estresante jeje - me respondió Cody, lo miré a los ojos, tenía la mirada cansada
- Deberías descansar - le dije, estaba un poco pálido y sus lindos ojos verdes tenían un tono oscuro.
- Ajá, pero no puedo de sólo pensar que te valla a pasar algo ... - me miró y yo le sonreí
- Estoy en mi casa no va a pasar nada ve a dormir descansa bien y nos vemos mañana te parece? - le dije tratando de tranquilizarlo
- Ok, y porfavor no causes ningún daño, no es momento de ponerte a experimentar con tus dones en estas condiciones en las que estas... ¿Me lo prometes? así me voy tranquilo - ashhh ya me quería quitar la diversión...
- Ehhh, bueno esta bien - le sonreí, el se acercó nos despedimos y salió de mi cuarto. Cogí mi computador que estaba sobre mi mesa de noche y entré a mi correo, tenía bastantes mensajes, me puse a chequearlos cuando una ventana de mesenger se abrió. Era Soffie.
- Soffie: Laurie ¿como sigues? ¿ya mejor? ¿El lunes vas al colegio? ¡tenemos que hablar de muchas cosas!
- Lauren : Hola soff, bien ya estoy mejor gracias, no, no voy debo recuperarme un poco, ¿que cosas?
- Soffie: Laurie no te imaginas lo que ha sido tu accidente ¡estás en televisión y todo! ¿puedes creerlo?
- Lauren: ¿En televisión?
- Soffie: Siii ¡mira en CNN! Toda esta semana han trasmitido tu accidente, ¡eres famosa!
- Lauren: Ok

Una angustia recorría mi cuerpo y no sabía porque, prendí el televisor y puse CNN, cuando vi la noticia quedé helada...
la joven reportera narraba: "La joven a la que hace unos días le dieron un tiro en la costilla, Lauren Miller, se encuentra ahora sana y salva; los médicos han dicho que aunque esté en revisión desde su casa, los análisis siguen ya que se encontró que la sangre de la joven  posee un componente diferente, la recuperación que se lleva acabo en 5 o 6 meses, esta joven la ha logrado en 1 semana, un caso realmente sorprendente que no deja de pasmar a los médicos. Les estaremos informando más al respecto, desde New York Doll Hospital, Christen Cole."  
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post